Categoría: Postapocalipsis

Canto II. Pedro Cienfuegos terminó de escribir la carta testamento y sirvió a sus amigos un trago. La botella polvosa decía: Añejo del Aposento. El trasvestido dijo que lo conocía. Sus labios rojos eran hermosos y brillantes. Sonrió y las mejillas morenas se le llenaron de rubor. Largas pestañas postizas enmarcaban el fulgor de su […]

Read more