Canto II. Pedro Cienfuegos terminó de escribir la carta testamento y sirvió a sus amigos un trago. La botella polvosa decía: Añejo del Aposento. El trasvestido dijo que lo conocía. Sus labios rojos eran hermosos y brillantes. Sonrió y las mejillas morenas se le llenaron de rubor. Largas pestañas postizas enmarcaban el fulgor de su […]

Read more

  COQUETEANDO CON UN CERDO   Ven a mí cerdo, tu que te vistes como cortesano mientras aún te revuelcas en el lodo, ven a mí con tus pequeños ojos separados. Comprendo bien tu verguenza y tu vanidad.   No está bien para un poeta desear las mismas cosas que tú deseas, pero hay algo […]

Read more

EL JUEGO NOCTURNO DEL HACEDOR DE CARAS  De su boca saca dos mariposas petrificadaslas ata con hilo negro y las arrastratras de sí            entre los mueblesmovidos            las paredes se miran entre ellasel techo está sorprendido                        las mariposasbrincany aterrizan una sobre la otra       […]

Read more

El infinito   El infinito bosteza y bosteza. ¿Tiene sueño? ¿Extraña a Pitágoras? ¿Las velas de las tres naves de Colón? ¿El sonido del oleaje le recuerda a sí mismo? ¿Se sienta alguna vez con una copa de vino y filosofa? ¿Se asoma a los espejos por la noche? ¿Tiene una maleta llena de souvenirs arrumbada […]

Read more

  Sikoku, el hombre vestido de mujer   La tarde dispersa el fuego de la cima ardiente del cielo El lagarto escribe Rompe y escribe otra vez (Quiero darte la mano, quiero tocarte pero mis manos están en el bosque) A la vieja que arroja el parasol y colapsa Al perro que huye hacia el […]

Read more