“La peor parte es preguntarte cómo vas a encontrar la fortaleza el día de mañana para seguir haciendo lo que hiciste el dia de hoy y has estado haciendo por demasiado tiempo, dónde vas a encontrar la fortaleza para todo ese estúpido ir y venir, esos proyectos que no llegan a nada, esos intentos de escapar de la triturante necesidad, que siempre se colapsan y sirven sólo para convencerte una vez más que el destino es implacable, que cada noche te encontrará abatido, aplastado por el pavor de más y más sórdidos e inseguros mañanas.

Y puede que sea la traicionera edad acechando, amenazando lo peor. No queda mucha música dentro de nosotros para que la vida baile. Nuestra juventud partió a las antípodas de la tierra para morir en el silencio de la verdad. ¿Y hacia dónde, les pregunto, puede un hombre escapar cuando ya no tiene suficiente locura dentro de él? La verdad es una interminable agonía de muerte. La verdad es muerte. Uno tiene que escoger: muerte o mentiras. Nunca he sido capaz de suicidarme.”

Traducción.

Louis Ferdinand Céline – Journey to the end of the night.