EL JUEGO NOCTURNO DEL HACEDOR DE CARAS

 
De su boca saca
dos mariposas petrificadas
las ata con hilo negro y las arrastra
tras de sí
            entre los muebles
movidos
            las paredes se miran entre ellas
el techo está sorprendido
                        las mariposas
brincan
y aterrizan una sobre la otra
                        para que su sonrisa
caiga entre las cosas
para que se vaya sonriendo a sus espaldas
 
 
 
 
 
 
Versión a partir de la traducción de Charles Simic al inglés en “The Horse Has Six Legs: An Anthology of Serbian Poetry”