Como podrán apreciar, a la derecha se ve como un individuo mira fijamente a la cámara. Pero en lo que quiero que se fijen es en lo que este chango está viendo, más allá de la cámara. Evidentemente lo que ve es un León; eso se nota. Si se fijan bien tiene un ojo más grande que el otro, la boca aoretujada y las orejas atentas. Esta es la postura cotidiana del chango cuando observa al desértico felino. 

El Chango y el León

miguel monan, diario de billy kid.