El infinito

 

El infinito bosteza y bosteza.
¿Tiene sueño?
¿Extraña a Pitágoras?
¿Las velas de las tres naves de Colón?
¿El sonido del oleaje le recuerda a sí mismo?
¿Se sienta alguna vez con una copa de vino y filosofa?
¿Se asoma a los espejos por la noche?
¿Tiene una maleta llena de souvenirs arrumbada en algún sitio?
¿Le gusta tenderse en una hamaca con el viento susurrándole dulces nadas al oído?
¿Entra en iglesias vacías y enciende una sola vela en
el altar?
¿Nos ve como dos luciérnagas jugando a las escondidas en el cementerio?
¿Nos encuentra comestibles?

Traducción de Luis E. Valadez / aquí el original en The New Yorker/

 

Charles Simic (Belgrado, 9 de mayo de 1938) es un poeta serbio-estadounidense. Recibió el Premio Pulitzer de Poesía por El mundo no se acaba en 1990 y fue finalista para el mismo galardón en 1986 por Selected Poems, 1963-1983 y en 1987 por Unending Blues. Fue nombrado el quinceavo poeta laureado por la librería del congreso en 20071​ y es consideradouno de los autores imprescindibles de la poesía norteamericana actual.